<

Isaías, 48:13

>

Mi mano fundó también la tierra, y mi mano derecha midió los cielo con el palmo; en llamándolos yo, parecieron juntamente.

El versículo Isaías, 48:13 del capítulo 48 que nos presenta la versión 'Reina-Valera Antigua' de La Biblia resulta muy interesante para realizar una lectura reflexiva y tratar de profundizar en la sabiduría de sus palabras. ¿Qué quiso decirnos Dios con el versículo Isaías, 48:13? El capítulo 48 consta de 22 versículos, que pueden ayudar a contextualizar y ofrecer mejores referencias para comprender lo que el Padre quiere decirnos en el versículo Isaías, 48:13.

A pesar de todo, ninguna palabra escrita en la Biblia está de más. Ninguna palabra falta. La palabra del Señor se constata en las Sagradas Escrituras, ya sea en la versión 'Reina-Valera Antigua' o en cualquier otra de las versiones de la Biblia. Por eso, reflexionar sobre el versículo Isaías, 48:13 del capítulo 48 del libro Isaías, nos ayuda a ser mejores cristianos y a acercarnos más a Dios. Es bueno recurrir al versículo Isaías, 48:13 en todas aquellas ocasiones en que nos pueda servir de guía para saber cómo actuar o para traer paz a nuestros corazones.

Opiniones de nuestros usuarios

Sandra Villanueva Menendez

Te damos las gracias por tu infinita bondad y sabiduría, Padre. Gracias por regalarnos el versículo Isaías, 48:13. Amén.


German Ortiz Iglesias

Pues yo creo en Diosito, pero se me hace bien complicado comprender esa forma de hablar tan antigua. El versículo Isaías, 48:13 es bien complicado de entender qué quiere decir, como cuando estudiábamos poesía en el salón. Ni modo, que alguien me explique.


Ricardo Pacheco Medina

Leer el versículo Isaías, 48:13 de la Santa Biblia es un masaje para el alma.


Ana Varela Acosta

No sé si pedir el número del camello que escribió el versículo Isaías, 48:13 o el de lo que están comentando…


Martin Ballesteros Escribano

Se agradece una web como esta, sin interferencias, en la que encuentras fácilmente el versículo Isaías, 48:13 y puedes meditar tranquilamente sobre él. No quiero que me lo anden explicando, tan solo Dios puede hacerlo.